wildmoodswings - Mi musica

Vaya al Contenido
1. "Want"
2. "Club America"
3. "This Is a Lie"
5. "Strange Attraction"
6. "Mint Car"
7. "Jupiter Crash"
8. "Round & Round & Round"
9. "Gone!"
10. "Numb"
11. "Return"
12. "Trap"
13. "Treasure"
14. "Bare"

Producido por Steve Lyon y Robert Smith
Incluso las bandas más grandes terminan agotando su fórmula si no reaccionan a tiempo y saben reciclarse o cambiar de dirección.
Robert Smith vuelve al estudio cuatro años más tarde, en plena explosión del Brit-pop, sin Boris Williams ni Porl Thompson y más Roger O'Donnell, que se convierte en miembro de derecho del grupo, antes ya había colaborado en un par de discos e incluso lo habíamos visto en los videoclips ya con una imagen adecuada para no desentonar al lado del resto. En este tiempo habían publicado dos discos en directo "Paris" y "Show".
Haciendo honor al título se trata de un disco en el que vas saltando abruptamente de una canción a la siguiente, cada una con diferentes estados de ánimos, diferentes instrumentaciones y diferentes sentimientos. De canciones donde introducen metales o ritmos de salsa como "Return" o "The 13th" (uno de los singles) a otras más tristes y melancólicas como por ejemplo "This is a lie", "Numb" o la parte final del disco.
Este hecho, que no es una novedad en su discografía ("Kiss me kiss me kiss me" era igual de variado y mucho mejor disco), quizás en "Wild mood swings" está acentuado como nunca y quizás demasiado. En todo caso no es eso lo que me echa para atrás de este disco sino que parece como si estuvieran plagiándose a sí mismos, casi cada canción parece querer repetir un éxito anterior.
El resultado lógicamente no son malas canciones y además suenan definitivamente a The Cure, el problema es que casi todas te recuerdan a otra canción de un disco anterior que sin embargo es mucho mejor. Por ejemplo "Mint car", uno de los singles, ¿es una versión bastarda de "Friday I'm in love" o sólo me lo parece a mí?.
Los otros dos singles fueron "Strange attraction" y "Gone!" pero en mi opinión hay algunos cortes que no son ninguno de ellos y que merecen la pena como "Trap", "Jupiter crash" o "Want".
Para algunos una obra maestra incomprendida (Robert Smith dice que es uno de sus discos favoritos aunque luego no toca ninguna de las canciones de este disco en directo) para otros este es el disco que les desconectó de las siguientes entregas de The Cure (entre los que me encuentro).
Si no has oído nunca a The Cure, si no conoces ninguno de sus discos anteriores puede incluso gustarte, pero claro, si ese es tu caso ve atrás en su discografía y no pierdas el tiempo con este disco. Y si no es el caso y los escuchas desde siempre, es casi imposible que no te decepcione.
Una cosa sí tiene y que es su trabajo más ecléctico, mezclando canciones rock, acústicas e intimistas y también canciones simplemente raras.

Regreso al contenido