soapopera - Mi musica

Vaya al Contenido
"Everybody's a Star (Starmaker)"
"Ordinary People"
"Rush Hour Blues"
"Nine to Five"
"When Work Is Over"
"Have Another Drink"
"Underneath the Neon Sign"
"Holiday Romance"
"You Make It All Worthwhile"
"Ducks on the Wall"
"(A) Face in the Crowd"
"You Can't Stop the Music"

Producido por Ray Davies
Este es un disco conceptual (las canciones y las letras están relacionadas, formando una sola historia que tiene un principio y un final). No es el primer disco de este tipo de los Kinks, ya habían hecho alguno antes con bastante éxito, e incluso Pete Townshed de los Who reconoce haber estado muy influenciado por ellos al componer "Tommy", otra importante obra conceptual.
En esta historia nos encontramos con un personaje, una súper estrella del Rock, "Starmaker", que busca mezclarse entre la gente "normal" para conocer de primera mano cómo viven, y de paso inspirarse para sus nuevas composiciones. Encuentra por azar la casa de una persona de lo más vulgar, un tal Norman, y se instala en ella sustituyéndole. Este es básicamente el planteamiento inicial de esta obra maestra, llena de sentido del humor y sinceros homenajes a la clase trabajadora, como ha hecho contínuamente Ray Davies en toda su carrera puesto que nunca olvidó sus orígenes humildes.
Una vez el protagonista sustituye a Norman, uno de los primeros "sacrificios" que debe hacer es acostarse con su esposa esa noche. Al día siguiente, ha de levantarse muy temprano para ir a trabajar a la oficina. Nos habla de las personas que han de estar en un trabajo anodino de 9 a 5 y no le ven ningún sentido. "Primero segundos, después minutos, después horas y luego días..." la monotonía que todos hemos sentido alguna vez. Al salir del trabajo, algo muy típico: irse al bar a beber unas copas para olvidar, y ya de regreso a casa, historias sobre cosas que nos pasan a todos: una discusión con su mujer por un simple trozo de tarta, con su posterior reconciliación, e incluso nos habla de un romance extramatrimonial de lo más inocente, de los que no llegan a nada. El disco alcanza para mí su punto más alto con el tema "Face In The Crowd" (una cara entre la multitud), en donde se desvela que todo es un montaje de Norman... en realidad siempre ha sido él, viviendo una fantasía para salir del aburrimiento, y en este tema, con una de las letras -y música- más bonitas y emotivas que he escuchado jamás, nos dice: "tengo que asumir la realidad, dejar de actuar como un payaso y admitir lo que realmente soy: un hombre ordinario... ¿crees que destaco en algo?... ¿o tan sólo soy una cara más entre la multitud?".
El disco termina con un tema, "No puedes parar la música", homenajeando a todos los grupos y bandas, a todos: a los que han tenido éxito y los que no, a los que lo intentaron y fracasaron... con toda la humildad y sencillez que siempre ha caracterizado a The Kinks.
He hablado mucho de la historia y poco de la música, pero ¿cómo definir a The Kinks, musicalmente? ...se les suele etiquetar como Pop Británico pero en los setenta se ganaron una nueva definición de su estilo músical, tan propio: "Hard Pop". Una fusión entre Hard Rock y Pop, porque los riffs de Dave Davies a la guitarra con las líneas de bajo son contundentes, y la mezcla con las partes de voz, muy melódicas, hacen de ellos un grupo con un estilo particular y muy especial que uno debería conocer. Algunos críticos afirman que fueron los creadores del Hard Rock con su conocidísima canción de poderoso riff guitarrero "You really got me".
Vale la pena tener este disco e ir descubriendo su música e historias con detalle, yo llevo más de veinte años escuchándolo y no me canso... también es cierto que personalmente me toca la fibra pues me siento muy identificado en muchas de las situaciones que vive su protagonista. La edición actual en CD está remasterizada y contiene cuatro temas extras: no te lo pienses, ¡hazte con él! ... espero que lo disfrutes".
(Angel Guirao)
Regreso al contenido