rajaz - Mimusica2019

Vaya al Contenido
"Three Wishes"
"Lost and Found"
"The Final Encore"
"Rajaz"
"Shout"
"Sahara"
"Lawrence"

Producido por Andrew Latimer
Lo cierto es que yo les había perdido la pista. Ellos no se habían marchado a ningún sitio más allá de que Andrew Latimer se había mudado a la soleada California, pero yo había dejado de interesarme por sus nuevos trabajos.
El caso es que muchos años más tarde de su publicación he escuchado este fantástico disco que fundamentalmente me ha hecho recuperar una banda igualmente fantástica.
Un disco que suena al Camel más clásico y de su mejor época, mezclando rock sinfónico de mucha, mucha calidad y como ejemplo basta escuchar la instrumental "Three wishes" (maravilla que abre el disco) o "The final encore", con gotas de rock en forma de canciones con un formato más standard como en "Shout" o "Straight to my heart" (una canción en la que a través de vivencias personales consigue conectar emocionalmente con cualquier amante de la música).
Lógicamente destaca a lo largo de todo el álbum la guitarra de Andrew Latimer, uno de los guitarristas más infravalorados que conozco. Podría destacar el solo de "Lawrence" (realmente hay dos solos en el mismo tema y a cual mejor) o el de "Rajaz", pero es que hay un solo magistral casi en cada corte del disco. Una auténtica exhibición con un Latimer impecable, en plena forma y brillando como nunca. También pone la voz a todos los temas aunque aquí sí se notan sus limitaciones.
Le acompaña otro clásico miembro de Camel, Colin Bass al bajo y completa la alineación Ton Scherpenzeel (impresionante su labor en los teclados sobre todo en "Lost and found") y Dave Stewart a la batería.
Un disco de los de antes, sin relleno, no sobra ninguna canción, aunque te guste una más que otra o menos cada canción ocupa su sitio en el álbum.
Por cierto el título hace referencia al canto de los beduínos cuando van a través del desierto y que a su vez se basa en el ritmo de los camellos sobre los que viajan. Pon "Lawrence" o "Sahara", cierra los ojos y deja que la música te lleve a través de las ardientes arenas del desierto.
Un disco que para mí está casi al nivel de lo mejor grabado nunca por Camel, lo cual es mucho decir.
A veces somos nosotros y no ellos los que injustamente ponemos fin a la carrera de una banda.
Error.
Regreso al contenido