meddle - Mi musica

Vaya al Contenido
1. "One of These Days"
2. "A Pillow of Winds"
3. "Fearless"
4. "San Tropez"
5. "Seamus"

Producido por Pink Floyd
El primer disco de Pink Floyd en el que se pueden escuchar los rasgos de lo que va a ser su sonido clásico, a pesar de que le disco nunca está incluido en la lista de los imprescindibles de su discografía. También es verdad que no es tan bueno como los posteriores.
La primera cara del vinilo abre con "One of these days", donde se puede apreciar que cada vez Roger Waters tiene más peso en el grupo, con un sonido muy reconocible como suyo.
Sigue con dos cortes fantásticos como "A pillow of winds" y "Fearless", por cierto en este último se puede escuchar, al final y engarzado de forma perfecta con la música, a los aficionados del Liverpool cantando en el estadio su famoso "You'll never walk along".
Luego viene "San Tropez", un tema ligero que no cuadra para nada con el resto del álbum pero que por otra parte sirve de contrapunto y de momento para darse un respiro, y a continuación "Seamus", un blues acústico en el que la voz cantante la lleva ¡un perro! (dicen que el de Steve Marriott y que el tema se llama así porque ese era el nombre del chucho). Esta es una de las canciones que entran siempre dentro de las listas de peores canciones de la discografía de Pink Floyd.
Así termina la cara A del vinilo.
La segunda cara está completamente dedicada a "Echoes", un tema fantástico, probablemente la joya del disco.
Dicho esto, en mi opinión, "Echoes" es una pasada desde los primeros "beeps" como de submarino hasta la mitad. A partir de ahí se pierden en sonidos atmosféricos que no llevan a ningún sitio.
Pero poco más de cinco minutos más tarde el "beep" vuelve a emerger de las profundidades a la superficie para dejarnos otra dosis del maravilloso sonido clásico de Pink Floyd, aunque es simplemente la repetición del principio. La verdad de que la podían haber estirado un poco menos, no dedicar toda una cara a esta canción e incluir algún corte más.
Probablemente este álbum es el germen de lo que sería su explosión comercial con "The dark side of the moon".
Un buen disco.
Regreso al contenido