Envy of none - Todo reseñas

by felixgjc reseñando discos desde 2011
Vaya al Contenido
ENVY OF NONE
Envy of none (2022)
Never Said I Love You
Shadow
 Look Inside
 Liar
 Spy House
 Dog's Life
 Kabul Blues
 Old Strings
 Dumb
 Enemy
 Western Sunset


Disco homónimo y de debut de este grupo mitad canadiense y mitad estadounidense.
La semilla de este proyecto fue la colaboración entre Andy Curran, un tipo con experiencia y crédito en la industria musical canadiense pero también productor y cuando era más joven músico con una larga trayectoria en diferentes bandas aunque sin demasiada suerte a nivel comercial, con Alex Lifeson, guitarrista de Rush, con quien ya había trabajado en el pasado y a quien le unía una amistad de hace muchos años. El resultado fueron dos temas instrumentales que Alex colgó en su web, en concreto fueron "Spy house" y "Kabul blues".
A la labor de Andy Curran como bajista y programador, esto último muy importante para el sonido del grupo y más teniendo en cuenta que no hay batería, se unió Alfio Annibalini, guitarra y teclados, y la multinstrumentista Maiah Wynne, que aporta sobre todo su dulce y delicada voz, marcando con ella en gran medida el tono del álbum.
Elaborado en un momento complicado como fue el de la pandemia, se conocieron personalmente cuando el proceso de creación ya iba por la mitad ya que gran parte del trabajo se tuvo que hacer en la distancia. Otra curiosidad es que el padre de Maiah, gran seguidor de Rush, cuando le contó que estaba trabajando con Alex Lifeson parece que por fin aceptó que su hija hubiera elegido el camino de la música para ganarse la vida. Por ejemplo la canción "Old strings" está compuesta por ella y puede servir para hacerse una idea de su talento como compositora.
Los singles fueron "Look inside" y "Liar" pero personalmente me parece que el tema con más gancho es "Never said I love you", y el sonido sería algo así como Garbage pero más etéreo, con menos guitarrazos y sin la fuerza y la carga sexual de Shirley Manson. De hecho las guitarras de Alex Lifeson están tocadas con tantos efectos que pocas veces suenan a guitarra, parecen cualquier otro instrumento.
El disco cierra con un corte instrumental con la guitarra acústica como protagonista, llamado "Western sunset" y que es un homenaje de Alex Lifeson a Neil Peart, la canción aunque bonita no encaja para nada con el resto de temas del álbum pero imagino que se ha dado el gusto de incluirlo como homenaje a su amigo y a ver quien le dice que no.
En principio no parece que vaya a haber gira más allá de alguna actuación aquí o allá, pero el plan de Maiah pasa por tocar en lugares con un campo de golf cerca y así convencer a Alex de ponerse de nuevo en la carretera. Veremos si esto ocurre y si el proyecto tiene continuidad, pero ambas cosas las veo muy improbables.
En todo caso y siendo un buen disco con muy buenas canciones, los fans de Rush se equivocarían si buscan aquí su continuación o alguna clase de sustituto. En ese caso se van a ver decepcionados ya que no es la aportación de Alex la parte fundamental o más visible del grupo, para nada se apoyan para este proyecto en su prestigio o su reputación como guitarrista de Rush, no esperes solos ni nada cercano a su lucimiento personal. Hace digamos trabajo de equipo, sirviendo a las canciones, como siempre ha hecho por otra parte, pero en este caso aún más.
Buen disco.
Regreso al contenido